Cuenca es una ciudad considerada intermedia con una problemática que supera a la de las aldeas y no llega a la de las megalópolis. La intensa concentración de habitantes en un reducido espacio genera múltiples problemas como las características y condiciones que deben tener las viviendas, el acceso a servicios básicos y la movilidad mediantes vías  adecuadas a estas condiciones. Además de la problemática arquitectónica centrada en las edificaciones, propia de la arquitectura, es igual y, según el enfoque, más importante el urbanismo que tiene que ver con las áreas públicas de las que no son propietarios los dueños de edificios, sino la colectividad global que requiere una administración pública en la que tenga prioridad el bienestar colectivo.

Publicado: 2016-04-17

Número completo