En el ordenamiento político, la administración local es de especial importancia ya que hay una serie de problemas y gestiones que no cabe resolverlas a distancias, por las condiciones correspondientes. Frente al gobierno nacional, cuya existencia es legítima y necesaria, hay los gobiernos seccionales siendo lo deseable que se dé un equilibrio en competencia y capacidad de gestión. En nuestro país, con estructura centralista, la tendencia al predominio de lo central sobre lo local ha sido constante con las consiguientes limitaciones e inequidades que de ninguna manera posibilitan la real democracia participativa.

Publicado: 2015-04-18

Número completo